Empresas y Colectivos
¿En que consiste un seguro médico?
 
Empresas y Colectivos.
La contratación por parte de la empresa de un seguro colectivo aporta beneficios tanto a la empresa como a los trabajadores.

Beneficios para la empresa:

• Beneficio fiscal. El gasto abonado por la empresa en concepto de seguro médico para sus empleados se podrá deducir al 100% como gasto social en la declaración del impuesto de sociedades.

• Reducción del absentismo laboral. Una de las ventajas de contratar un seguro de salud para sus trabajadores radica en que el absentismo laboral se reduce considerablemente, ya que cuando un empleado precisa asistencia médica, no tiene que hacer colas, ni estar en una lista de espera, ni visitarse antes con el médico de cabecera para acudir al especialista, con lo que se ahorra tiempo y trámites innecesarios.

• Mejora el clima laboral. Las encuestas demuestran que los empleados se sienten mucho más satisfechos con su empresa si esta le ofrece una cobertura médica privada. Así se consigue una mejor relación empresa-trabajador, favoreciendo el clima laboral al percibir la cobertura del seguro de salud como un interés de la empresa por su bienestar personal y familiar.

Ayuda a fidelizar a sus empleados. Se trata de una importante retribución, libre de impuestos por lo que se convierte en una herramienta para atraer, retener y motivar a los mejores profesionales, siendo estos últimos menos susceptibles a una oferta laboral externa.

Beneficios para el empleado.

Mejor precio. Los empleados podrán acceder a un buen producto de salud con unas primas más ajustadas, unas normas de contratación más flexibles y posiblemente a unas garantías más amplias que si contrata una póliza médica a nivel individual. 

• Ventajas fiscales. Los empleados que reciban como parte de su salario (remuneración en especie) un seguro de salud para ellos (pudiendo ser también para su cónyuge y descendientes) no tendrán que tributar por este concepto hasta un importe de 500 euros anuales por persona beneficiaria, ya que hasta este límite no está considerado como renta a efectos fiscales.

Estos colectivos pueden ser:

Abiertos.

Se trata de un seguro de adhesión voluntaria que paga el empleado directamente a la aseguradora. La empresa le da la oportunidad al trabajador de adherirse a un colectivo que previamente ha negociado con una aseguradora a un precio más reducido. Los colectivos abiertos en las que el empleado paga directamente su cuota y/o la suya y la de su familia son prácticamente pólizas individuales por lo que no gozan de ningún beneficio fiscal.

Cerrados.

Se trata del que contrata y paga la empresa.

Los colectivos cerrados son los que disfrutan de mayores ventajas.

• A través de los colectivos cerrados y a partir de cierto número de asegurados se pueden conseguir las siguientes ventajas:
• Primas mucho más ajustadas.
• Eliminación de los plazos de carencia.
• Cobertura sin cumplimentar cuestionarios de salud, ni someterse a chequeos médicos.

• Incorporación y/o ampliación de garantías complementarias sin coste adicional, como por ejemplo gastos farmacéuticos, cobertura dental con reembolso etc.

El coste de los seguros colectivos cerrados pueden estar pagados utilizando las siguientes formulas:

• Estar pagado en su totalidad por la empresa para el empleado y su familia y por lo tanto se ofrece como un beneficio social integro.

• Estar pagado en parte por la empresa en un porcentaje de forma que se comparten los costes.
• Estar pagado en su totalidad por la empresa pero descontarse de la nómina del trabajador.
• Estar pagado en su totalidad por la empresa para el empleado y descontar de su nómina el importe correspondiente al coste de la cobertura del conyugue e hijos.


Que dice la Seguridad Social al respecto:
Con las nuevas cotizaciones a la Seguridad Social aprobadas por el Gobierno el 22 de diciembre del 2014 los cheques comida, transporte, guardería o pólizas de salud que afectan a sus empleados pasan a cotizar en nómina. Para la empresa supone el pago de un 30% del valor y para el trabajador un 6%, una medida que armoniza a España con el resto de Europa e intenta aumentar los ingresos de la caja de la Seguridad Social .Esta medida solo afecta a los empleados que ganen menos de 43.164 euros al año, que es la base máxima por lo que la empresa cotiza por un trabajador. A partir de esa cifra las empresas no pagan más. Esto libra de las posibles medidas a directivos y profesionales con salarios superiores.

Importante: 
Como especialistas debemos recomendarle que antes de adherirse a un colectivo se asegure de que en las condiciones particulares del contrato esté incluida la cláusula de continuidad. De no ser así el día que se desvincule de la de la empresa aunque decida continuar con la misma compañía a nivel individual tendrá que complementar el cuestionario de salud lo que implica que cualquier enfermedad, intervención y/o patología contraída antes de efectuar el cambio le quedaría excluida.