Qué ventajas le ofrece tener sus seguros a través de un Corredor
Ventajas de tener sus seguros a través de un Corredor
 
Contratar un seguro con la intervención de un Corredor solo le aporta ventajas.

Servicio sin coste extra para el asegurado
Los Corredores de seguros, independientemente del tipo que sean, reciben sus ingresos económicos de las entidades aseguradoras. Su servicio no supone ningún coste extra para los asegurados.

Garantía de profesionalidad:
El Corredor es un profesional con un alto grado de conocimiento de la materia. Está capacitado y debidamente formado de acuerdo con una legislación muy exigente y completa para poder atender las necesidades concretas de cada asegurado. Por ser una figura regulada legalmente y por estar nuestra actividad sometida al control permanente por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones– DGSFP. Para ser Corredores de Seguros se requieren una especial cualificación y conocimientos, honorabilidad, profesionalidad y transparencia en la relación con nuestros clientes. Estos requisitos serán exigibles a lo largo de toda nuestra vida profesional activa.

Porque estamos de parte del Cliente
Porque los Corredores y Corredurías "somos la prolongación de nuestros clientes". Al contrario que a los agentes de una compañía, la Ley confiere al Corredor o Correduría de Seguros la facultad de representar a su cliente ante la compañía, y le obliga a no tener ningún vínculo ni signo que suponga afección con las entidades aseguradoras. Es por tanto un asesor imparcial e independiente.

Asesoramiento individual y personalizado
La función de un mediador es muy amplia, informa y asesora previamente sobre los productos que mejor se adaptan a las necesidades del asegurado. Se asegura así que el consumidor queda debidamente informado de todas y cada una de las garantías y coberturas que puede contratar.

Gestión eficaz y servicio post - venta
El mediador de seguros asiste permanentemente a su cliente a lo largo de toda la vida del contrato, no solo en los trámites previos a la contratación de la póliza si no también en la gestión y seguimiento de la misma, adaptándola a sus necesidades y vigilando el cumplimiento de los contratos por parte de las compañías de seguros.